913082030

La presencia de nuestro colegio San Diego y San Vicente de Madrid en el congreso educativo #Aula2012 podría resumirse en un titular: nuevas formas de sincronizar la ilusión y la tecnología en la escuela del siglo XXI.

 
El titular no es un vulgar conjunto de palabras que se unen para rellenar un hueco en el espacio web. Si nos fijamos en las imágenes de alumnos, padres y profesores que han intervenido directa o indirectamente en el Congreso, se aprecia la sincronización de todos; la voluntariedad en el aprendizaje; la motivación total en el desarrollo de actividades de aula que consiguen resultados sorprendentes; la capacitación digital hardware/software de profesores y alumnos; la comprensión de lo táctil como un nuevo interfaz comunicativo.
 
Pero el claustro TIC de colegio San Diego y San Vicente no apuesta por el dispositivo táctil o móvil como ese gran salvador del fracaso escolar o de la motivación total del alumno en la escuela. Además, el reto que se nos plantea en este nuevo siglo es abandonar el concepto de escuela como un lugar  tedioso e incluso para algunos odioso. Lo “peyorativo” vuela constantemente sobre las cabezas de los agentes que intervienen en la escuela; unos agentes aburridos que madrugan para sentarse en pupitres alineados. Torres de marfil desde las que protegen su plácido bienestar y a las que convierten en el más recio de sus fortines, impidiendo así el gusto por el aprendizaje. He aquí pues el reto de la escuela del siglo XXI: el gusto por aprender.

 

Los dispositivos móviles van a ser ese gran aliado para cambiar el paradigma de escuela actual. En #Aula2012 hemos descubierto que el alumno maneja el dispositivo móvil con una soltura sorprendente. Los escolares, esos habitantes que en poco tiempo cuidarán de nosotros, saben desde dentro, descubren desde dentro, comunican desde dentro. El saber ya no les entra por los poros; les sale literalmente por los poros. La dirección de la flecha se ha posicionado en el extremo opuesto. Y ellos saben que estos nuevos dispositivos son la ampliación de su cerebro y de su mundo social. La educación es ya un axioma de su realidad social. Ya no se educa; se sociabiliza educando y se educa sociabilizando.

La voluntariedad en el aprendizaje es la llave del éxito de una sociedad. Las nuevas formas de comunicación social, el entrelazado digital y la elaboración propia de contenidos son las nuevas bases del aprendizaje. La comunidad educativa sólamente necesitaba una herramienta para alcanzar su desarrollo de “bienestar”: el dispositivo electrónico que favoreciera “el aquí y el ahora; con todos”, pues así es el inicio del siglo XXI: aquí, ahora, con todos.
 

La educación ahora ya se puede tocar. Lo táctil es ese quinto sentido que faltaba en la sociedad digital. El alumno ahora toca el sistema solar, hace rotar planetas, mueve números de posición, coloca cajas de texto, compone poemas, traza líneas, comparte archivos, trabaja mientras observa a sus compañeros moviéndose en una pantalla… Si ver es creer, tocar es creer aún más.
 
#Aula2012 ha permitido a nuestro Centro elaborar un proyecto donde profesores y alumnos han trabajado en común, apoyándose y colaborando juntos. Descubriendo nuevas herramientas de trabajo: Prezi, Google Sites, MAX, Gimp, InkScape, etc. Han aprendido a manejar estas herramientas y las han puesto al servicio de todos. También han descubierto los secretos de la oratoria, de la elaboración de guiones para hablar en público, de la presentación digital. Saben comunicar.
 
Pero esto no acaba aquí, pues comenzamos nuevas experiencias con dispositivos móviles que vamos a poner en marcha en los próximos meses y que nos van a abrir puertas que aún están cerradas. Seguro que con el empuje de los equipos directivos y de toda la comunidad educativa podremos abrir estas puertas. Necesitamos personas con visión de futuro que abandonen ya las arcaicas premisas de los veinte siglos que nos han precedido.
 
Permítaseme el símil naútico dentro de este espacio virtual titulado “El Camarote”. Los profesores en #Aula2012 nos hemos sentido como un barco flotando sobre el pantano del saber con un timón de roble macizo insertado sobre la popa del barco; ellos, los alumnos, como remos largos que se hunden en el mar y salen después a flote; y los padres como los sabios depositarios del viento que va a soplar sobre el velámen con toda su fuerza.
 
Gracias al Ministerio de Educación por invitarnos a #Aula2012, a todos los componentes del Seminario de dispositivos móviles del CRIF Las Acacias, a los miembros del proyecto Edumovil de la UAM, al Grupo MAX y a sus responsables con los que compartimos estas nuevas experiencias.

[nggallery id=48]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies